domingo, 2 de enero de 2011

Manejo del dolor en cirrosis hepática

 

 

Siguenos en:
 
Próximos Eventos
 
31 mar. 3rd World Congress of Total Intravenous Anaesthesia and Target Controlled Infusion
 
21- 24 sep. Pain in Europe VII. 7th Congress of the European Federation of IASP (Hamburg, Germany)
 
Ver lista completa
 
 

Registrate con nosotros
 
Conoce México
Tips de Turismo
Ligas
Anestesiología y Medicina del Dolor
 
FMCA

No:367                                Enero 2, 2011
 
Estimad@ Gustavo Salvatierra Layten:
 Tratamiento del dolor en el paciente cirrótico
Pain Management in the Cirrhotic Patient: The Clinical Challenge
Natasha Chandok, and Kymberly S. Watt.
Mayo Clin Proc. 2010;85(5):451-45

Pain management in patients with cirrhosis is a difficult clinical challenge for health care professionals, and few prospective studies have offered an evidence-based approach. In patients with end stage liver disease, adverse events from analgesics are frequent, potentially fatal, and often avoidable. Severe complications from analgesia in these patients include hepatic encephalopathy, hepatorenal syndrome, and gastrointestinal bleeding, which can result in substantial morbidity and even death. In general, acetaminophen at reduced dosing is a safe option. In patients with cirrhosis, nonsteroidal anti-inflammatory drugs should be avoided to avert renal failure, and opiates should be avoided or used sparingly, with low and infrequent dosing, to prevent encephalopathy. For this review, we searched the available literature using PubMed and MedlIne with no limits.
 
Enlace para leer el artículo completo:

http://www.mayoclinicproceedings.com/content/85/5/451.full.pdf+html

 .

Avances en el tratamiento de la cirrosis hepática
M. Tejedor Bravo a, A. Albillos Martínez
Servicio de Gastroenterología. Hospital Universitario Ramón y Cajal. Universidad de Alcalá. CIBERehd. Instituto de Salud Carlos III. Madrid. España.
Medicine.2010; 10 :4708-15

La hipertensión portal es la causa de la mayoría de las complicaciones de la cirrosis: la hemorragia variceal, la ascitis y el síndrome hepatorrenal, la peritonitis bacteriana espontánea y la encefalopatía hepática. Los bloqueadores beta adrenérgicos no selectivos están indicados en los pacientes con mayor riesgo de hemorragia variceal, aquellos con varices esofágicas grandes o con varices pequeñas y signos rojos o Child-Pugh C, mientras que la ligadura con bandas es especialmente útil en los enfermos con varices grandes y la contraindicación o intolerancia a los bloqueadores beta. La combinación de los bloqueadores beta y la ligadura con bandas constituye la mejor opción para prevenir el resangrado variceal, reservando la derivación portosistémica percutánea intrahepática (DPPI) con prótesis recubierta para aquellos pacientes en los que fracasa tal tratamiento. El manejo del paciente con hemorragia variceal incluye la reposición enérgica de la volemia, el mantenimiento de una concentración de hemoglobina entre 7-8 g/dl, el empleo de un tratamiento hemostático primario consistente en somatostatina o de terlipresina, junto con una ligadura endoscópica con bandas de la variz sangrante, y en la administración profiláctica de antibióticos. La DPPI con prótesis recubierta está indicada en los pacientes con hemorragia refractaria o recidivante al tratamiento anterior. La implantación precoz (24-48 horas del ingreso) de una DPPI está también indicada en los pacientes con hemorragia variceal en los que la probabilidad de fracaso del tratamiento estándar es alta (Child-Pugh C hasta 13 puntos y Child-Pugh B con hemorragia activa). El síndrome hepatorrenal es la forma de insuficiencia renal más característica de la cirrosis, y su forma rápidamente progresiva (tipo 1) entraña una mortalidad elevada a corto plazo. La combinación de un vasoconstrictor esplácnico como la terlipresina y de la expansión de la volemia con infusión de albúmina revierte aproximadamente el 50% de los casos, y permite al enfermo disponer de un margen para recibir un trasplante hepático. La peritonitis bacteriana espontánea es otra complicación potencial de la cirrosis con ascitis, con una mortalidad que alcanza casi el 30% y que se concentra en los pacientes que desarrollan insuficiencia renal. De ahí que, además de las cefalosporinas de tercera generación, sea necesario prevenir aquella mediante la infusión de albúmina en los pacientes con alto riesgo de padecerla, aquellos con creatinina > 1 mg/dl o bilirrubina > 4 mg /dl. La profilaxis de la peritonitis bacteriana espontánea está indicada en los pacientes con ascitis y un episodio previo de peritonitis, con hemorragia digestiva alta y con proteínas en el líquido ascítico < 1,5 g/dl e insuficiencia renal (creatinina >1,2 mg/dl) o Child-Pugh #> 9. Varios ensayos clínicos controlados sugieren que la inhibición selectiva de inhibidores del receptor V2 de la vasopresina con fármacos como el tolvaptán puede ser útil para corregir la hiponatremia, que con frecuencia contribuye a aumentar la morbilidad del paciente con cirrosis y ascitis. Por último, mencionar la utilidad que ha demostrado la rifaximina, un antibiótico de amplio espectro no absorbible, para reducir la recurrencia de la encefalopatía hepática.
 
Artí­culo en PDF

Atentamente
Anestesiología y Medicina del Dolor
www.anestesia-dolor.org

http://r20.rs6.net/tn.jsp?llr=umfzbicab&et=1104127593777&s=4167&e=001EhhGYqN9rWnqYIDHR0Bjrg-PMI6mRwbb3ByPqoVmDoxZAU3ECFQ0tDvVgePIA0oGUZiQEwS0bC8yo8TsgRlmA45e50oO8Wvapi2nq5cE_PkU6tqKGecoZidDiFcV5kSlR509jJqZy1fT-ZahvnfWosztcqJOEytivCHXRqRhsL2dJK_piM2WXRoODeLsLxBIaMRl95lRNcP2Q_3QqlTfmHHmFhh-lUYHaLcDiClTMYInQWKTl90BsQIs0qKmoIvn

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada